Desde los fogones del QUEMA se propone una cocina de mercado donde se elaboran platos y productos clásicos, trasladándolos a la gastronomía actual y servidos con generosidad.

Ofrecemos espacio acogedor donde la relación y conexión entre los clientes y la cocina es bidireccional; a través de una mampara, que conecta la sala con la cocina, los comensales pueden ver al equipo de cocina elaborando sus platos, y estos a su vez pueden la expresión del comensal cuando su plato llega a la mesa y lo degusta.

Una decoración vanguardista, una estudiada iluminación y las pinturas de Pablo Pérez Palacio, junto con su espectacular menú (comida y cena), una cuidada y actualizada bodega y un servicio de sala inmejorable, convierten al QUEMA en una experiencia muy europea para la Zaragoza del siglo XXI.

QUEMA está abierto de lunes a sábado desde las 9.30 hrs., ofrece comidas y cenas y tiene capacidad para cuarenta comensales (por lo que es muy recomendable reservar).

“Platos frescos y mediterráneos en una vuelta a la cocina de siempre con toques innovadores y de autor”.